Descubre La Mixteca
Descubre La Mixteca es una pagina con el objetivo de compartir tradiciones, cultura, sitios de interes y noticias de la region.

INICIO DE LA REVOLUCION MEXICANA

Es el viernes 18 de noviembre de 1910. Aquiles Serdán, abogado de 33 años, delgado, con calvicie prematura y bigote, entra en su casa en Puebla acompañado de su amigo Manuel Velázquez. Su despacho luce ordenado, solo resaltan algunas cartas, dos ejemplares del periódico “No reelección” y un rifle Winchester. En ese momento el jefe de la policía Miguel Cabrera y varios agentes, se introducen en la casa con gran sigilo. Velázquez alerta a Aquiles quien alcanza a tomar el rifle y le dispara a Cabrera en el pecho. Uno de los policías escapa y corre a la comandancia para dar la voz de alerta. Aquiles y sus seguidores se preparan en la casa para soportar la embestida qué estan seguros que vendrá en poco tiempo.
Esa noche no pasa nada
Al siguiente día, a eso de las ocho de la mañana, la casa ya está sitiada por los federales qué tienen órdenes de llevar vivo o muerto a Aquiles, quien es reconocido como un importante líder anti-reeleccionista. Se escuchan disparos por varias horas provenientes del techo de la iglesia que esta enfrente, la de Santa Clara. En la casa Aquiles y su hermana Carmen responden por las ventanas del segundo piso. Doña Carmen, madre de Aquiles y Filomena su esposa, permanecen en la planta baja. Máximo, hermano menor de Aquiles y un grupo de personas leales al movimiento están en la azotea disparándo a los guardias, pero las municiones se estan acabando. De pronto Máximo Serdán cae con un disparo en la frente. Se escucha qué los soldados están forzando la puerta.
Aquiles, enfermo, sudoroso, lleno de cal y humo por las horas de batalla, decide esconderse en un hueco qué habían hecho en el piso de madera del comedor para ocultar armas. Se quita el saco y se queda en chaleco. Apenas cabe recostado. Filomena se encarga de volver a poner las tablas en el piso, que disimulan perfectamente el escondite. Los soldados entran a la casa y revisan todos los rincones sin encontrar a Aquiles. Se llevan a Doña Carmen, Carmen y Filomena a la penitenciaria. En la casa se quedan cerca de 50 hombres apostados en todas las habitaciones para esperar qué regrese Aquiles.
Pasan las horas y no hay noticias del fugitivo, el cual escondido, suda copiosamente por la falta de aire y la pulmonía qué lo esta aquejando.
Anochece y la casa qué se queda a oscuras. Los soldados solo prenden dos velas, una en el comedor y otra en la sala para pasar inadvertidos sí que alguien entra .
Al poco rato Todos los soldados duermen excepto dos a que hacen guardia. Aquiles desde su escondite, alcanza a escuchar el ruido de las botas sobre las lozas grandes del patio.
Es la media noche y se han consumido la mitad de las dos velas. El rostro desencajado de Aquiles se contrae cada vez qué percibe qué el ruido de las botas aumenta y alguien entra en la habitación donde él se encuentra. Escucha el crujir de la duela sobre su cabeza.
Pasan dos horas más y las velas se apagan. Es el final. Aquiles no puede controlar el temblor de su cuerpo debido a la fiebre y el ahogo; y empieza a toser. Los guardias, qué en ese momento iban a prender otras velas, se detienen mirándose el uno al otro, tratando de identificar de donde viene el ruido.
image
Aquiles, siente que desfallece y sabe que será descubierto. Entonces decide salir pero la inmovilidad de más de 14 horas y la enfermedad hacen qué se mueva con torpeza. Los soldados ven una sombra y empiezan a llamar a los demás. Aquiles intenta salir de la casa pero es acribillado allí mismo. Acercan la vela a la cara del intruso, descubriendo qué es Aquiles Serdán. Su cadáver es trasladado a la comisaria.
Al día siguiente, el domingo 20 de noviembre de 1910, estalla la revolución en México.

Recibe notificaciones en tiempo real en tu dispositivos

Comentarios
Cargando...